Reseñas de una mente inquieta.

Publicado en 4 Abril 2014

Que extraña es la vida, uno cree poder tenerla bajo control pero no se da cuenta que al final siempre es la misma vida quien controla a uno, quien decide como se dará todo y que caminos tomará cada uno al final; puedes luchar, puedes creer que vas ganando, pero al final siempre todo se resume en una sola cosa, vivir, o quizá no tanto a eso.

Todos los caminos te llevan al mismo sitio, a un lugar en el cual puedes descansar y estar tranquilo. Lo llaman de diferentes formas, el que administra ese lugar tiene demasiados nombres y rostros, pero solo es para que cada persona que llegue ahí pueda sentirse cómodo y para que pierda ese temor de no saber que pueda pasar después.

 

Hoy es día de divagar entre las cosas de la vida y las que están más allá, sucesos, razones, motivos. Siempre sobran pero pocos entienden el por que de estos y en realidad no hace falta que los entiendan ya que no son pensados para los demás. Hoy no cuento la historia de siempre de aquel personaje melancólico al cual le gusta sentir la lluvia sobre su rostro, o que ve como la bruma viaja por debajo de sus tobillos para dejarle la sensación de que flota en vez de caminar, hoy hablo del escritor que esta detrás de aquel muchacho que ha abandonado por tanto tiempo y que no le ha dejado seguir con su vida y encontrar a aquella persona con la cual siempre piensa.

 

Esto solo fue una reflexión que surgió en un momento sutil que toco a su puerta en el tiempo menos indicado. Se avecinan tormenta para estas manos que con placer redactan las pocas lineas que su mente juguetona crea y por desgracia, eso significa que nuestro dichoso personaje se verá envuelto por esta catastrófica nube negra.

Escrito por Jorge Alcocer

Etiquetado en #Personal, #Me, #Warning

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

Narime 10/28/2015 06:39

Controlar la vida de uno mismo... sí se puede, solo que es más fácil dejarse llevar por ella y por ende no pasa lo que uno quiere sino lo que ella decide.
Me confieso culpable de dejarme llevar por ella y de no jalarle las riendas, se que puedo, pero bueno, la comodidad ante todo... verdad?
Se fue la tormenta? Espero que sí, si no, te llevo un paraguas :3