Tormenta para uno.

Publicado en 21 Mayo 2013

Tormenta para uno.

La noche cubrió su rostro otra vez mientras la brisa acariciaba aquella tersa piel que ya tanto conocía, una suave neblina cubría el suelo dando ese toque "peliculesco" que se usaba durante el nacimiento del cine, cuando todo era a blanco y negro y los matices grises predominaban al color. Su sonrisa no podía ser disimulada, pues todo le parecía como planeado, su abrigo, el clima, la falta de luna y las estrella, la ausencia de ella. No había llegado a su cita como acostumbraba y entendía el por que, ya no habrían más noches de besos furtivos dejando como único testigo a la luna, se habían acabado las noches de correr y escapar de la luz de los faroles que dejaban manchones amarillos sobre el asfalto. Todo había acabado y él no había podido darle aquellas cosas que seguía guardando en su bolsillo derecho. El viento acarició una vez más su rostro antes de que este se levantase hacia el cielo para sentir la primera gota de lluvia de la temporada, sonrió de una forma más amplia, como dando gracias a ese momento y enterrando profundamente todos los anteriores, sonrió fuerte mientras su mano jugueteaba con ese anillo lleno de promesas y sueños y sentía caer por su mejilla otra pequeña gota de lluvia abriendo paso toda una tormenta que tenía tiempo esperando el caer pero de la cual se desconocía la fecha. Una vez más y sólo para ser testigo de aquel momento, la luna apareció entre las pocas nubes del cielo, trayendo con sigo un par de estrellas que funcionarían como invitadas a observar el evento que la tormenta ofrecía. Las pequeñas gotas continuaron callando como cuál noche lluviosa de verano mientras el cielo se despejava dando paso a un espectáculo nocturno ya conocido entre dos amantes de la noche. Era una noche lluviosa más sin embargo se podía apreciar una gran luna y un millar de estrellas en el firmamento, se podían ver, algo borrosas por la tormenta en él, pero las podía ver.

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

Narime 10/28/2015 06:59

Este me llegó... Es el sentir de cuando todos los sueños que tienes para cumplir con una persona se van a la basura, todo a lo que te tiene acostumbrado y los momentos felices que pasas a su lado llegan a su final y uno no se quiere dar cuenta, o mejor dicho, no nos cae el veinte y ni hablar, uno es el que vive solito esa tormenta cuando te das cuenta de que todo terminó mientras que él/ella siguen su vida, como si nada pasara.