Hablando de caminantes nocturnos.

Publicado en 11 Abril 2012

Era una noche tranquila, la claridad del cielo nocturno solo era interrumpido por algunas nubes que deambulaban por aquel manto nocturno, como ovejas que se habían separado del rebaño; una claridad magistral a causa de la luna, una luna llena en su máximo esplendor casi cual pintura de algún artista famoso de antaño expuesta en una galería durante su debut. Él caminaba por las calles, observando aquella sombra solitaria que se adelantaba a cada paso que daba, como si en un intento fallido quisiera escapar de su propio dueño, él sonreía ante aquel pensamiento que le inundaba la mente. Una esquina, como todas las demás por las que antes había pasado; una pequeña diferencia que pasó por alto, ella estaba en aquella esquina sin esperar a nadie, solo observando a aquellos caminantes nocturnos, era su pasatiempo favorito, observarlos en silencio desde aquella esquina, sin decir nada, sin hacer nada más que observarlos, mirar como pasaban ante ella y de ella sin siquiera notarla. Una noche cualquiera, una caminata como cualquier otra, una chica más en la calle por donde él pasaba. Un choque de miradas que habrían hecho que la luna dejara de resaltar tanto, dos segundos en los que el mundo y el universo dejó de existir. Un suspiro, una pausa en el andar y un momento en que no hubo nada más. Una sonrisa, un dejo de vergüenza por haber resaltado ante los demás, un momento fuera de lo cotidiano. El inicio de toda una historia y de una aventura de la cual nadie esta preparado, una vida junto con alguien, dos personas tan cercanas sin saberlo pero tan distantes por su misma realidad, ella pensaría en el desde ese momento pues su mirada se fundió con la suya, y él la verá en todas partes pues se quedo grabada en sus pupilas y no hay manera de borrarla. Una historia más de amor que solo ha durado un par de segundos, una vida que se formó a lo largo de ese choque entre sus miradas, un sentimiento que fue el reflejo de dos enamorados que viven la mayor aventura de su vida hasta que él de el siguiente paso en su andar y sus miradas se separen y dejen que el universo continúe moviéndose y el mundo siga con su curso natural, acelerándose un poco puesto que tiene que recuperar el tiempo que aquellos amantes han desequilibrado por aquella eternidad que solo ellos sabrán cuanto ha durado.


Escrito por Jorge Alcocer

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

Narime 10/28/2015 07:37

:'3 Lindo!
Amor a primera vista le llaman, cuando uno de los dos se anima a dar ese paso que cambiará la vida de ambos el universo se transforma, pero cuando solo se queda en esa mirada y el tiempo se para por solo unos segundos pues... que pena!!!!!!!